Translate

domingo, 22 de marzo de 2015

¿Qué cuántos años tengo? José Saramago.

¿QUÉ CUÁNTOS AÑOS TENGO?
JOSÉ SARAMAGO


     Frecuentemente me preguntan qué cuántos años tengo...

     ¡Qué importa eso!

     Tengo la edad que quiero y siento. La edad en que puedo gritar sin miedo lo que pienso. Hacer lo que deseo, sin miedo al fracaso, o lo desconocido.

     Tengo la experiencia de los años vividos y la fuerza de la convicción de mis deseos.

     ¡Qué importa cuántos años tengo! No quiero pensar en ello.

     Unos dicen que ya soy viejo y otros que estoy en el apogeo.

     Pero no es la edad que tengo, ni lo que la gente dice, sino lo que mi corazón siente y mi cerebro dicte.

          Tengo los años necesarios para gritar lo que pienso, para hacer lo que quiero, para reconocer yerros viejos, rectificar caminos y atesorar éxitos. Ahora no tienen por qué decir: Eres muy joven... no lo lograrás.

        Tengo la edad en que las cosas se miran con más calma, pero con el interés de seguir creciendo. Tengo los años en que los sueños se empiezan a acariciar con los dedos, y las ilusiones se convierten en esperanza.

     Tengo los años en que el amor, a veces es una loca llamarada, ansiosa de consumirse en el fuego de una pasión deseada.

     Y otras un remanso de paz, como el atardecer en la playa.

     ¿Qué cuántos años tengo? No necesito con un número marcar, pues mis anhelos alcanzados, mis triunfos obtenidos, las lágrimas que por el camino derramé al ver mis ilusiones rotas...

     Valen mucho más que eso.

     ¡Qué importa si cumplo veinte, cuarenta, o sesenta!

     Lo que importa es la edad que siento.

     Tengo los años que necesito para vivir libre y sin miedos.

     Para seguir sin temor por el sendero, pues llevo conmigo la experiencia adquirida y la fuerza de mis anhelos.

     ¿Qué cuantos años tengo? ¡Eso a quién le importa!

     Tengo los años necesarios para perder el miedo y hacer lo que quiero y siento.




     José de Sousa Saramago fue un escritor, novelista, poeta, periodista y dramaturgo portugués. En 1998 se le otorgó el Premio Nobel de Literatura.
16 de noviembre de 1922, Azinhaga, Portugal - 18 de junio de 2010, Tías, España

Algunos de sus libros:

                Claraboya.-"Amanece en Lisboa. En una mañana de mediados del siglo XX, la mirada del novelista se asoma a la ventana de un vecindario. Se anuncia un día no muy diferente de los demás: el zapatero Silvestre, que abre su taller; Adriana, que parte hacia el trabajo mientras en su casa tres mujeres inician otra jornada de costura; Justina, que tiene ante sí un largo día jalonado por las disputas con su brutal marido; la mantenida Lidia; y la española Carmen, sumida en nostalgias...

     El Evangelio Según Jesucristo.- "El Evangelio según Jesucristo responde al deseo de un hombre y de un escritor de excavar hasta las raíces de la propia civilización, en el misterio de su tradición, para extraer las preguntas esenciales. ¿Quién ese este nuestro Dios, primero hebraico y ahora cristiano, que quiere la sangre, la muerte, para que sea restablecido el equilibrio de un mundo que sólo de sus leyes se nutre? ¿Cómo puede la nueva ley ser ley de Amor si aún pesa sobre el hombre la hipoteca de la condenación eterna? ¿Cómo puede pensarse...

     El Viaje del Elefante.- Esta novela fue escrita por José Saramago diez años después de la concesión del Premio Nobel, está ambientada a mediados del siglo XVI cuando el rey Juan III ofrece a su primo, el archiduque Maximiliano de Austria, un elefante asiático. La novela cuenta el viaje épico de un elefante llamado Salomón que tuvo que recorrer Europa por caprichos reales y absurdas estrategias.

            Ensayo sobre la Ceguera.- Una ceguera blanca se expande de manera fulminante.  De forma repentina, los afectados se vuelven ciegos.  Sin que se sepa la forma de transmisión, aquellas personas que tienen cierto contacto con los enfermos van siendo afectados por la misteriosa enfermedad. Las autoridades de la ciudad, deciden recluir a los pacientes en un edificio de las afueras preparado para tal fin, bajo la rigurosa vigilancia del ejército que impone su aislamiento absoluto: se convierten así en "apestados".

     Ensayo sobre la Lucidez.-Durante las elecciones municipales de una ciudad sin nombre, la mayoría de sus habitantes decide individualmente ejercer su derecho al voto de una manera inesperada. El gobierno teme que ese gesto revolucionario, capaz de socavar los cimientos de una democracia degenerada, sea producto de una conjura anarquista internacional o de grupos extremistas desconocidos. Las cloacas del poder se ponen en marcha: los culpables tienen que ser eliminados. Y si no se hallan, se inventan.

     La Balsa de Piedra.- Una grieta abierta espontáneamente a lo largo de los Pirineos provoca la separación del continente europeo de toda la península ibérica, que pasa a ser una gran isla flotante y en movimiento, camino del sur del mundo, de una utopía nueva: el encuentro cultural con los pueblos del otro lado del Atlántico, desafío contra el dominio sofocante ejercido por Estados Unidos. Los personajes de La balsa de piedra —dos mujeres, tres hombres y un perro, tal vez los nuevos Quijotes— viajan incansablemente a través de la...

     La Caverna.- Una pequeña alfarería, un centro comercial gigantesco. Un mundo en rápido proceso de extinción, otro que crece y se multiplica como un juego de espejos donde no parece haber límites para la ilusión engañosa. La caverna habla de un modo de vivir que cada vez va siendo menos el nuestro. Una familia de alfareros comprende que ha dejado de serle necesaria al mundo. Como una serpiente que muda de piel para poder crecer en otra que más adelante también se volverá pequeña, el centro comercial le dice a la alfarería:...

     Las Intermitencias de la Muerte.- no será mencionado se produce algo nunca visto desde el principio del mundo: la muerte decide suspender su trabajo letal, la gente deja de morir. La euforia colectiva se desata, pero muy pronto dará paso a la desesperación y al caos. Sobran los motivos. Si es cierto que las personas ya no mueren, eso no significa que el tiempo haya parado. El destino de los humanos será una vejez eterna.  Se buscarán maneras de forzar a la muerte a matar aunque no lo quiera, se corromperán las...


sábado, 21 de marzo de 2015

LA SEÑORITA PIRUJA. Jorge Caretta Salas

                                       
LA  SEÑORITA   PIRUJA
JORGE CARETTA SALAS

          No puedo, ni quiero, adentrarme en los ignotos laberintos de la persona humana. Me es tan intrincado tratar de desentrañar  el mecanismo de la mente  que esta actividad me parece que la estoy  realizando como si fuera un niño en el salón de párvulos, aprendiendo lo elemental de las operaciones matemáticas y  que, de improviso, me traslada la sociedad en ilusorio enlace, a la programación de operaciones de alta magnitud, como si fuera un niño asombrado y ella  quiere que entienda los fundamentos primarios  de la Teoría Cuántica. Lógicamente que no alcanza mi intelecto a hacerlo.
         
     Solo haré, para regocijo de mi persona y para el alivio de los que leen esto, haré, repito, remembranzas de mi vida (A la que ya me estoy acostumbrando, perdón, no acostumbrándome a mi vida sino a que se las cuente)
         
     Mi estancia en el Hospital Infantil fue no tan fugaz como hubiera deseado pues me “Veteranicé” al no pasar mi materia de Pediatría en el examen oral, (Maldito examen practicado por los adustos sinodales que, posesionados de su papel, ponían cara de circunstancias, semblante insociable, mirada dura y preguntas “muy rebuscadas” para dar a entender que dominaban la materia).
     
     Lo que no dominaban era el aspecto humano: (el pobre examinado había tenido una guardia desde las siete de la mañana del día anterior, no alcanzó ni comida ni cena porque la “tirana” encargada de la cocina no esperó a que se medio desocupara de ingresar, por desgracia, a dos niños con tétanos que para mí desgracia murieron), - claro -, “embotado” por el desvelo y la crisis emocional de tener en mi lista de decesos a dos calaveritas más, tuve la pena oprobiosa de reprobar ése día y prepararme mental e intelectualmente para la “Liga Invernal”, (así le decían a los exámenes extraordinarios pues los hacían en Diciembre, en plena actividad de la Liga Invernal de Béisbol).
    
     Bien, al recibir la boleta de “No promovido” y recibir también las hipócritas condolencias de mis otros diez compañeros de internado, pedí permiso para bajar a desayunar. Las clásicas “migas” del desayuno en el pobretón  hospital, (pan duro remojado en lo que creíamos era caldo de pollo y desgraciadamente no era más que agua de garrafón hervida con unos cubitos de Knorr suiza) pero, la Tirana se me quedó mirando, esbozó una sonrisa entre cruel y jubilosa y me dijo:
    
      - ¡La hora del desayuno terminó!  ¡Ahora hay que esperar hasta la hora de comida! y se fue tan campante al fondo de la cocina, (sus dominios) sin oír mis quejas-protestas. Ni modo, algún día sería médico y me las pagaría: (No me fue posible porque efectivamente, me recibí de médico pero antes, ella murió porque la atropelló un camión amarillo de la ruta 20 de Noviembre)
    
     La vida siguió su curso.  Rutinaria, con episodios de sobresalto o de paz pero, el aliciente de salir en las tardes a ver la novia, cuando no nos dejaban de guardia “aguevoluntariamente” porque los residentes eran unos canijos (en Alvarado se llaman de otra manera)

     La vida era igual. Guardias, estudio, peleas con la Tirana (que al parecer no nos quería a los médicos internos) por la mala alimentación. Mal dormidos pero dejando como un ilusorio “postrecito”, un pedacito de felicidad en las tardes, porque era el momento de ir a visitar a la noviecita santa y por ahí, de paso, poner cara de circunstancias y ponerse descarado cuando los futuros suegros, viendo  nuestra  cara de hambre, nos decían cruelmente:
      
     - ¿Gusta merendar? a sabiendas que en el hospital no daban cena más que a  los internos que estaban de guardia. (Si acaso la Tirana estaba de regular humor)
    
     Lógicamente que  ¡Siempre aceptábamos merendar!
    
     Después de la merienda (en Veracruz, merienda la equiparan tanto fonética  como prácticamente, a cena), dependiendo más que nada de la abundancia de los alimentos que se ponen en la mesa familiar y al hambre de los que han de ingerirlos, de tal manera, que mis presuntos suegros, al ser “buenas gentes” cobijados en la sentencia bíblica de que “Hay que dar de comer al hambriento”, realmente si se la jugaban: (la suerte) pues,  una invitación a merendar a un hambriento médico interno era abrir la posibilidad de,  Uno: Quedarse ellos viendo cómo engullía lo que ellos tenían destinado para sus hijos, y Dos:  Quedar como “codos” y después de la triste experiencia de ver como comía, jamás se permitirían la osadía de pregúntame: ¿Gusta merendar?
    
     Así y todo, mis presuntos suegros siempre optaban por la primera opción pero yo, basaba su generosidad en la hipócrita idea de que no eran generosos cristianamente, sino que estaban apostando al futuro, o sea, estaban  invirtiendo en aquel tragón que era yo, para que me fijara que mi novia tenía una familia “a todo dar” y no buscara otros derroteros (para casarme)
    
     Una tarde, de esas desgraciadas tardes de norte en Veracruz en que el viento se encargaba de traer toneladas de arena de los médanos, (Ahora ya no) y de desnudar de sus hojas  y frutos a los cientos de almendros, también ahora no y cuando la humedad ambiente se elevaba al 95 %, exageradamente echábamos manos a las chamarras porque bajaba la temperatura ambiental, se oyeron fuertes golpes al portón de entrada del Hospital.
    
     El mozo de guardia (el único que el presupuesto permitía), persona a la que le llamábamos como: Pasante Nico porque se llamaba Nicolás y que, realmente  no era pasante de medicina sino mozo  pero él siempre se  dijo  Pasante y puedo jurarles que a nadie engañó: - ¡Soy el pasante!-   pero, ¡Pasante de Jerga!  ya que era el encargado de la limpieza de los pisos- Abrió con dificultad el portón porque el aire era fuerte y traía, aparentemente,  arena, hojas y almendros, humedad y frío.
      
     Entró una persona con un envoltorio que supusimos de inmediato era un niño “encobijado”, -lógico-, un enfermito para atención médica u hospitalaria.
    

     Ya dentro de un consultorio, me llamaron a gritos (no había bocinas de intercomunicación) diciendo:  
      
     - ¡Médico interno de guardia!   ¡A Urgencias!
    
     Lógico, el famoso  médico interno era yo, (Bueno, ni tan famoso en  aquel entonces ni ahora)
    
     Me apersoné y encontré ya a la diligente enfermera, (Voluntaria, sin sueldo pero sí con la exigencia por parte de la Secretaría de Salubridad de aquel entonces, de cumplir como si le pagaran “un sueldazo”)  
    
     Estaba  quitándole la ropa a una criatura recién nacida, apestosa a sudor, a hierbas, a lociones curativas, a mugre y  abandono.  Le miré  su cuerpo en la posición clásica de Opistótonos (arqueado) y su trismus maseterino, característicos signos de un Tétanos neonatorum y hasta la enfermera dio inmediatamente el diagnóstico.

         La persona que traía aquella criatura se había sentado, muy descuidadamente, en una silla dejando ver sus encantos. Clásica jarocha tal como la estereotipan: Alta, pelo frondoso, negro azabache, con mechones dorados (entonces empezaba ésa moda) cara ovalada, muy maquillada con Ángel Face, (el de moda, ni tan caro ni tan barato)  pestañas de azotador (así le dicen a los moscos de playa, con  tamaño grande y con muchas vibrizas) y con sombras en los párpados entre azul y verde (también empezaba ésa moda) que realzaba la belleza de sus ojos enormes con pupilas dilatadas por posiblemente unos lentes de contacto de color azul (empezaba también el engaño de ésa moda). Cuello delgado y un cuerpo que cualquier artista de moda (ficheras) hubiera deseado, enfundado en un traje embarrado a sus morbideces. Calzaba zapatillas negras, de charol, de ésas que llamaban de punta (mata-culebras)

    
     -       Saludé.
    
     Solo me contestó la enfermera.
    
     Me di cuenta de la situación grave del niño y doctoralmente le dije a la acompañante:

     - ¡Señora!  Su niño está muy grave. Trataremos de que sobreviva.
    
     Aquella persona me barrió con su mirada, tal vez con la demostración de desprecio que en ése momento considero, es la más grande que he recibido en mi  vida. Alzando la voz, me contestó:
    
     - ¡Señorita!   - ¡Señorita!-  El niño no es mi hijo.  Es mi sobrino.
    
     -¡Perdone!   ¡Aquí estamos acostumbrados a que las mamás traigan a sus enfermitos!  ¡No quise ofenderla!
    
     Aquella mujer al parecer no entendió pues en vez de atender mi respuesta, volvió a insistir:
    
     -¡Pues a mí  me importa mucho! ¡Le repito que soy  una señorita decente! ¡Llámeme como lo que soy!  ¡Señorita! haciendo énfasis y  recalcando  exageradamente el término de señorita.
    
     En realidad ni a mí ni a la enfermera nos afectó su situación. ¡Qué nos importaba a nosotros la integridad de su himen!  Lo que nos preocupaba era el estado de gravedad del niño y nos encargamos de llevarlo a Urgencias donde inmediatamente le pusimos atención especializada. 

     Afortunadamente, en ese momento, el Dr. Oros, el Pediatra  infectólogo acudió en mi auxilio- Viendo que el niño estaba muy grave, le instaló  una venoclisis por donde la medicación específica para el Tétanos comenzó a fluir.
    
     Mientras, la persona que había traído al niño tetánico se había ido a sentar en la recepción. Era tan bella que llamaba mucho la atención y rápidamente, todos los residentes e internos pasaron revista de su estado orgánico, suspirando.
    
     La espera no duró mucho.
    
     El niño, tal como esperábamos, murió, a pesar de las antitoxinas, los relajantes musculares y el oxígeno que se le proporcionó.  La enfermera movió negativamente la cabeza y con una muda seña con los pulgares hacía abajo, tal como lo hacían en el circo romano, me dio a entender que ya el niño había dejado de existir.
    
     ¡Bueno pues!  
         
     El que tenía que dar la noticia oficialmente era yo.
         
     Noticias fúnebres que a nadie agradan dar  pero que son obligación hacerlo. - ¡Ni modo!- ¡En la lucha con la muerte, ésta tuvo más probabilidades y ganó!
    
     Fui  a recepción. La dama estaba fumando un cigarro, precisamente abajo del letrero que decía: ¡PROHIBIDO FUMAR!  Hice caso omiso de lo que en ése momento consideraba un tonto formulismo oficial, tomé aire y me encaré con ella para darle la fatal noticia.
    
     Mi voz debió haber sido muy débil. Apenas creo la escuché yo, pero, la violencia con la que arrojó el cigarro al suelo me indicó que si me había escuchado, ¡Bueno! ¡Al menos eso creí!
  
     - ¡Señora! Le dije:
    
     Aquella persona, fulgurando en sus ojos la rabia, me contestó violentamente:
    
      - ¡Señorita!  ¡Señorita!  ¡Soy Señorita!  ¡Por lo visto es usted un tarado que no entiende!
    
     Apenado y comprendiendo su enojo, hice caso omiso de su violenta reacción y le comuniqué que el niño no había “aguantado”.
       
      Ella pareció calmarse.  Comenzó a sollozar.
    
     Quise darle algunas palabras de consuelo pero lo que hice fue, aumentar aún más su violencia pues dije, estúpido de mí:
    
      - ¡Señora!  El certificado de defunción se lo entregará la enfermera. Si Usted quiere, le voy a ayudar a amortajar al niño.  -¡Venga!  -  ¡La ayudaré señora!
    
     La mirada de ella me hubiera fulminado. Puso sus manos en jarras  en su  breve cintura y jamás en mí vida se me ha olvidado su respuesta, porque a pesar de mi obstinado error, no merecía lo que me dijo:

      - ¡Pendejo doctorcito de mierda!   Le he repetido varias veces que soy señorita.   ¡Ud. no quiere entender que me ofende al llamarme señora!  Para que no se le olvide, le deseo que: si llega a tener hijos, ¡Todos se le mueran!
    
     Quedé sorprendido y al mismo tiempo anonadado. Su vaticinio, por ser tan  cruel e inmerecido, (Creo yo, ahora)  nunca se cumplió pero provocó en aquella infernal tarde de norte, un desasosiego terrible en mi corazón.
    
     La enfermera trajo el cadáver amortajado. Se lo entregó a aquella singular persona.
        
      Yo, avergonzado, me sumergí en el trabajo tratando de olvidar aquella desagradable entrevista pero  me di cuenta cuando un taxista, con su vozarrón que ni el norte amenguó, dijo:
      
      -¡Morena!  ¡Te llevó gratis a tu casa! ¡Deja al muertito aquí! ¡Luego  regresamos!
   
      Ella no hizo caso, se subió al taxi con todo y el niño muerto, no pagó nada de la atención médica en el hospital y se fue-
        
     Jamás la volvía a ver.
                                                 
                                           Capitulo II.

         Mi novia, actualmente mi esposa, vivía en una colonia cerca de la avenida  Circunvalación. En ése barrio, los muchachos “no permiten” que les arrebaten las muchachas las gentes que no sean del barrio. Las consideran casi objeto de su propiedad y eran (Ya no), muy agresivos con los que tratamos de “noviar” en lo que llaman sus dominios.  
Pero ni modo, me gustaba mi novia y tenía sanas intenciones con ella. Jamás se metieron conmigo porque vieron, al través de mi trabajo de médico interno del Hospital infantil, que yo tenía muchas consideraciones con la gente que acudía al nosocomio y prácticamente hicieron una excepción conmigo, no así con un Naval que pretendía a una cuñadita y que le dieron “una madriza” entre todos e incluso, le robaron el espadín, lo que motivó que lo expulsaran de la escuela naval.-
    
     Al día siguiente de lo que relato, puestísimo estaba a las 5 de la tarde para visitar a mi novia.  Me bajé de mi democrático camión Arista y casi llegando donde estaba la casa de ella, se me emparejó un tipo al que reconocí de inmediato como el jefe de la palomilla, el que dirigía a todos en el acto de “madrear” (en bola) a los que les estaban robando sus muchachas y  poniéndome una mano a mi flacucho pecho, me dijo:
      
     - ¡Médico!  ¡Supe que ayer en la tarde tuviste un problema serio y que se te murió un niño!
      
     Me alarmó porque supuse era tal vez un familiar del fallecido y generalmente, cuando se alivian los enfermitos no te agradecen nada, pero cuando se mueren, quieren, no sé por qué, que les devuelvas la vida del muertito o ya de perdida, quieren cambiar tu vida por la del finado.
Le respondí, muy “escamado”:

      - ¡No te entiendo “Caimán”! (Así le decían de apodo, ahí en el barrio, al patibulario sujeto)
   
     - ¡Claro que me entiendes médico!  ¡Anoche estuve en el velorio del niño!

     Fingiendo demencia, le miré directamente a los ojos, suplicando a Dios que no descubriera el miedo atroz que tenía y le respondía:
      
      - ¡Ah sí!  ¡Ayer se murió un niño que atendí en hospital! Por cierto, iba ya muy pasadito y nada pudimos hacer.
      
      - ¡Sí!  ¡Nos lo contó “la Morena”!  ¡Al parecer tuvo  una discusión contigo!

     Me acordé de los sucesos y le dije al “Caimán”:

    -La discusión fue porque yo no la conozco. Se enojó conmigo porque le dije señora y ella me insistía en que le llamara “Señorita”  ¡No entiendo el por qué!
     
     Tampoco entendí, de momento, el por qué el “Caimán” se estremecía en carcajadas, como si le hubiera dicho el mejor chiste de su vida.
       Ya calmado, me dijo, abrazándome (lo cual lógicamente no me gustó); 
      
      - ¡A que mi médico tan pendejo! ¡A poco no te diste cuenta!..
      
      -¿Cuenta?  ¿De qué?
      
      - ¡A que mi médico tan pendejo!  ¡La morena es la mejor puta de la calle de Guerrero!  - ¡Señorita!   -  Y  volvió a carcajearse.
       
     - ¡Señorita! ¡Ja! ¡Ja!- ¡Ja! - ¡Ja!  ¡Ni de la niña de sus ojos!


Doctor Jorge Caretta Salas.

Recuerdos verídicos del Hospital Infantil  de Veracruz.

Junio del Mil Novecientos Sesenta y Cinco




miércoles, 4 de marzo de 2015

NOCHE DE TORMENTA Antonio Fco. Rguez. Al.

NOCHE DE TORMENTA
ANTONIO FCO. RODRÍGUEZ ALVARADO

     Yo, completamente sólo, a las 12 de la noche, en mi estudio poniendo en mi blog artículos de brujos y brujas, el sonido de la lluvia y el ruido que provoca el viento al golpear las ventanas y puertas; el ulular del viento en la calle y al entrar en la cochera, el gato negro de la vecina lanza un maullido desquiciante, de momento se sienten ñañaras y calosfríos, que queda la piel espeluznante, el viento que desea entrar con fuerza por debajo de la puerta, unas ramas del copite golpean con sonoros toquidos la ventana, el gruñido de un perro nervioso por el olor del gato negro, a lo lejos otros perros contestan como un eco, nuevamente el horrendo maullido de gatos y yo palidezco y comienzo a exudar mi miedo por todos los poros de la piel con tales sucesos. De pronto y para colmo, un apagón de luz me deja en la más completa oscuridad, en automático empiezo: - Padre Nuestro que estás...



H. Veracruz, Ver. 20 Junio 2013



martes, 3 de marzo de 2015

TLATOL DEL DIABLO

TLATOL DEL DIABLO
     Abreviatura de tlahtolli, discurso, palabra. “Ajuntarse” para hacer frente a las exacciones y crímenes de los encomenderos y de cuantos se habían introducido en sus tierras. Mensaje que los indios chichimecas usaron durante la guerra del Miztón para alentar a todos los pueblos indígenas a sublevarse en contra de los cristianos barbados. “Nosotros somos mensajeros del diablo, el cual se llama Tecoroli y venimos haceros saber cómo él viene y trae consigo resucitados a todos vuestros antepasados, con muchas riquezas y joyas de oro  y turquesa, plumas y espejos y arcos y flechas que nunca se quiebran y mucha ropa para nuestro vestir y muchas cuentas y otras cosas para las mujeres y haceros saber que los que le creyéredes y siguiéredes e dejáredes la doctrina de los frailes nunca moriréis ni tendréis necesidad. 

Y los viejos y viejas se retornarán mozos, y concibirán por muy viejos que sean, y las sementeras se os harán sin que nadie ponga las manos en ellas, y sin que llueva, y la leña del monte ella se os vendrá a casa sin que la traiga nadie...Cuando alguno fuere fuera de casa a holgarse, cuando volviere hallará la comida guisada sin que nadie se la haga; y aquella acabada, las jícaras se tornarán a henchir de otra comida muy excelente y el pescado que con trabajo pescáis en los arroyos,  todas las veces que lo pidiéredes se os saldrá fuera del agua y será muy grande y no como el que pescáis porque aquello y toda la otra comida perecerá y gozaréis de la que el diablo os ha de dar que es mucho mejor y que lo mismo sirve. 

De las rodelas y armas que tenían, (dijeron) que el diablo les había de dar otras muy mejores y que les traería rodajas de plata muy galanas para las narices, y que las pinturas que ellos acostumbraban a hacerse en el rostro nunca se quitarían las que el diablo hiciese, y les daría muchas joyas para que pusiesen en las narices y orejas y arcos y batidores para el brazo, y que supiesen que las propias carnes que tenían se les habían de caer y nacerles otras inmortales y que los niños que pariesen las mujeres que hubiesen adorado al diablo, en naciendo podrían engendrar, a los cuales daría el diablo a cada uno su mujer, y que a los indios mandaría que tuviesen las mujeres que quisiesen y no una como los frailes decían. Y al que con una se contentase, a la hora moriría, y que tuviesen que el indio o india que creyesen en dios y no en el diablo luego no vería más la luz y sería comido de las bestias; y que siempre habían de despender (pasársela) en bailes y borracheras y que, al que esto no hiciese, la comida que guisase se le había de tornar amarga, y también había de hacer a los cristianos que hiciesen lo mismo o que los había de matar. Y luego iría el diablo a Guadalajara y Jalisco y a Mechoacán y a México y a Guatimala y a doquiera que cristianos hubiese, los cuales juntaría a todos y haría que la tierra se volviese sobre ellos y los tomase debajo y matase, y que hecho esto, el diablo se volvería a su casa y que ellos quedarían muy contentos con todos sus antepasados, entendiendo en lo que arriba dice sin hacer sementeras ni labores porque ellas de suyo se habían de hacer de allí en adelante”. Texto extraído de “Descargos del virrey, don Antonio de Mendoza, del interrogatorio de la visita del licenciado Francisco Tello de Sandoval” AGI, Audiencia de México. Reproducido por Ciriaco Pérez Bustamante en Don Antonio de Mendoza, primer virrey de la Nueva España, Santiago de Compostela, 1928, p.152. || Exacción. Acción y efecto de exigir impuestos, prestaciones, multas, deudas, etc. Cobro injusto y violento.


     Tomado del libro: La flecha en el blanco de Miguel León Portilla.


CAZADOR DE SIRENAS Marianhe Jalil

CAZADOR DE SIRENAS
MARIANHE JALIL

      Ayer tocaste la tormenta, cazador de sirenas, ahuyentador de quimeras, libertador de auroras, le peinaste las crestas a las rugientes olas, mordiste sus piernas, evocando adioses, esos de musas de antaño, esos que te borraron la risa, que provocaron poesía. No es buen refugio el silencio del temor del ayer. Frágil es esa guarida. Borra, rompe, araña, guarda las entrañas de tu pasado, y lánzalo a una isla desierta. Deja que se vislumbre el canto de tu musa. 

     Tú cazador de sirenas, limpia el camino y enciende una lámpara, solo una  y nada hacia el faro en la orilla. Ahí hay cobijo y una manta seca. Huye de pesadillas. Tú, cazador de sirenas enciende una lámpara hacia el faro en la orilla.


 Marianhe Jalil


Para R.A.C. por Marianhe Jalil.
Poeta. Escritora. Conferencista.
Veracruz, México.


Facebook: Haiku por Marianhe Jalil. E mail: marianhejalil@gmail.com


lunes, 2 de marzo de 2015

DESPEDIDA Mel Maravilloso

DESPEDIDA
MEL MARAVILLOSO


¡Vete! te dije...
no quería que
vieras caer
mis lágrimas.
No quería
que vieras
mis ojos
que se bañan,
de llovizna
de sueños
de un mañana.
Mas no querías irte,
al ver mis ojos
llenos de esperanza
al ver mis sueños
divagando
en mis entrañas...
Procure esquivar
la mirada, al alejarte
de mi presencia
enamorada...
Una parte de mi
se queda
Un suspiro
de amor vuela
Un desborde
del río suelta
y una emoción
en llanto se quiebra.
¡Vete! te dije...
Y al irte..,
una parte de mi

te llevas...

Mel Maravilloso


jueves, 12 de febrero de 2015

TATANKA YOTANKA (TORO SENTADO)

SABIDURÍA DE TATANKA YOTANKA (TORO SENTADO)
JEFE Y LÍDER RELIGIOSO SIOUX (1831-1890)




Ten tus cuatro puntos cardinales, sentados.
Adora al cielo y al gran espíritu
Respeta al suelo y a la madre tierra
Estate en tu lugar
Reposa la mirada en el horizonte
Y descansa tu columna
como lo hace el árbol de la vida
Y sé, se tú mismo y entrega
Para que el árbol se haga grande
Debe de tener unas raíces fuertes
Estate en ti mismo, respétate
Y cuando ya encuentres tu fuerza
Entonces, vuela como el águila
Utiliza tu agudeza visual
Su fortaleza y su ligereza unidas
Amanece por la mañana
Mira al sol que sale
Une tu corazón con el astro
En tu silencio sagrado
Deja que el viento
Acaricie tus sueños
De un mañana próspero
Lleno de vida y alimento
Báñate en el río
Siente el agua por tu cuerpo
Moja tu alma sumergida
En la clara pureza del frío
Descansa tu cuerpo en la tierra
Siente su profunda sabiduría
El amor rodeará tu esencia
Y la verdad alcanzará tu vida
El espíritu de Manitú
Vive en todos nosotros
Cada trozo de su ser
Es una estrella de nuestro cuerpo
Todos somos el universo
Y el respeto por tu vida
Y el amor a tu corazón
Es la apertura al infinito
Hacia el mundo y sus gentes...
Que el gran espíritu esté contigo
Y te proteja siempre...


Tatanka Yotanka
(Toro Sentado 1831-1890)

Jefe Sioux