Translate

jueves, 23 de marzo de 2017

LA DUEÑA DEL AGUA Antonio García de León.

LA DUEÑA DEL AGUA
Antonio García de León


 En el arroyo de Huazuntlán... una mujer de izhuapa. AGDL.

El recuerdo más antiguo de estas imágenes se refiere a aquellas mujeres metidas en el río hasta la cintura, pescando camarones, oficio reservado a ellas; ya que los pequeños crustáceos -reductos de una época anterior relatada en el mito- pertenecen por lo mismo a las fuerzas húmedas del inframundo, a la parte femenina del Cosmos. Las redes circulares (mātayahual en nahua, “matayaguales” en el español regional) son de más de un metro de diámetro y tienen que ser tejidas por ellas, las que les confieren la fuerza suficiente como para atraer las presas a su interior. En nahua existe un verbo especial (taxcoloa) para esta práctica de pesca, que ha pasado al español regional como “tashcolear”. Las redes más poderosas, las “ensalmadas” antes de la captura, al penetrar las aguas, hasta forman un remolino que atrae con fuerza las manchas de camarones, crustáceos y peces…




Ricardo Perry Guillen También es labor de los niños, de pequeño en Aguacatepec, donde nació mi madre, nos íbamos de vacaciones y nos integrábamos a las actividades de la familia. El día de pesca a las mujeres y a los niños nos tocada tashcolear en las lagunas donde ahora es Luna Negra. Los varones se iban en las canoas con las atarrayas. Todo el día se pescaba, comíamos a la orilla de la laguna, ahí las mujeres llevaban trastes para aliñar tanto pescado, que lo ensartaban en mecate para ponerlos a secar y ahumar arriba del fogón mientras asaban mojarras y hacían caldo de camarones. Solo se pescaba para comer y lo que se pescaba demoraba muchos días, los juiles ahumados fritos con frijolitos, que delicia...
A.G.D.L: Eso lo viví también en Capoacán (Cuapohhuahcaan: donde tienen mojarras), cuando estaba en la secundaria...




Trayendo a la memoria recuerdos de un paraíso perdido en donde la vida giraba alrededor de las aguas nodrizas, -aguas de manantiales, arroyos y grandes ríos-, inmerso en una naturaleza exuberante en cuyas cercanías se asentaban los solares arbolados y las temperadas casas de barro y palma, el mundo remembrado por la melancolía se muestra como un ámbito en donde todos los caminos llevan a ese campo líquido de tan profunda evocación... Allí, en ese tiempo, en la quietud de ese mundo apacible, las mujeres salen acompañadas de sus hijos a bañarse desnudas en el río: nadando, pescando, lavando la ropa y aderezando sus cabelleras con manteca de piste. Entran al estero a pescar con sus redes circulares, los niños se lanzan al agua desde los troncos y las lianas, mientras los monos los siguen por las alturas de los árboles, arrojando ramas y frutas a la corriente. En tanto, las tortugas y las serpientes de agua se deslizan acariciando los dedos y las manos de las pescadoras, de aquellas que viven rodeadas de un bosque de ruidos donde los tapires y los jaguares crean senderos en la jungla y las cigarras cubren con su canto cada vez más intenso el sonido de las aguas…





domingo, 19 de marzo de 2017

IDILIO DE RAYO DE LUNA Antonio Fco. Rguez. A.

IDILIO DE UN  RAYO DE LUNA
Antonio Fco. Rodríguez Alvarado

Imagen de Internet

Salí de la fiesta que mi familia y un grupo de amigos me organizaron, en ese lujoso salón. Tomé el volante del carro y me dirigí a casa. Regresaba un poco cansado pero feliz por el agasajo recibido. En el trayecto disfruté viendo la belleza nocturna de mi querido Veracruz. Me detuve en dos o tres ocasiones, casi en estado contemplativo, viendo como los hermosos rayos de luna acariciaban con su tersa luz todo el paisaje. Y sentí que uno de ellos me acompañó hasta llegar a mí destino.


     Una vez en casa me di un baño, preparé un café y jalé un libro pensando dormir después de la lectura. Momentos después apagué las luces, cerraba mis ojos y un reflejo me hizo voltear hacia la mampara de cristal que daba al jardín. Vi un rayo de luna que se movía en él como si caminara de un lado a otro. Me levanté y acercándome a la mampara  pude distinguir a través de la semioscuridad una etérea figura de mujer, cuyo cuerpo estaba rodeado por unas tenues nubes de colores apastelados. Sus pies flotaban sin tocar el pasto.


     Ella abrió los ojos y dos rayos azules surgieron de ellos, no pude sustraerme de tan magnética mirada que atrapaba todos mis sentidos, haciéndome estremecer de admiración y deseos por ella. Sus labios se movieron como queriendo decirme algo, pero volvieron a quedarse cerrados. Impaciente, le pregunté: ¿quién eres tú? Y ella siguió callada. Le volví hacer la misma pregunta, y continúo callada, pero alzó la vista al cielo. Entonces comprendí el por qué su enigmática belleza.


     Asombrado contemplé como su etérea figura se iba corporizando. Su piel se pintó de un nácar tan níveo que parecía de porcelana; sus labios de un rojo sanguíneo, y su mirada de fulgurante zafiro. Desaparecieron las atornasoladas nubes que abrazaban su cuerpo. Sus pies hollaban el césped, dejando sus huellas como brillante escarcha.


     Avanzó hacia mí y me plantó un beso en los labios. Me embargó de indescriptibles emociones que llegué a ver astros y estrellas, como si yo volara en el firmamento. Le respondí con frenesí el beso y ella puso uno de sus finos dedos sobre sobre mis labios, logrando adormecerme. No sé qué tiempo haya pasado, pero recuerdo que ella con una voz celestial entonó unos dulces cantos, los cuales me hicieron vivir fantasías amorosas a su lado.


     Desperté acostado sobre el pasto, volteé a buscarla sin hallarla. Un nuevo rayo de luna me hizo voltear la vista al cielo y ¡Dios mío! La vi a ella recostada sobre la esfera de la luna.




Veracruz, Ver. 19.03.2017


A UN POETA Gloria Echeagaray B.

A UN POETA
Gloria Echeagaray Blancarte
GREB
  

Imagen de Internet

Mirando con los ojos del tiempo, sus propósitos escritos, volando los años, el pensamiento, la razón y la mirada


Su sentir que deambula entre la nada, las heridas que le hizo el tiempo, tienen la sal de las lágrimas y memorias de pasión


Buscando la paz de su silencio, no pasa el tiempo por su alma hecha de niebla y verso


Con pisadas de destino y el pensar de su mirada nada lo detiene


Entre brumas de recuerdos no envejecen sus palabras ante el paso de los años, confundiéndose en la niebla entre sueños y verdades su pasión.

Imagen de Internet




Mazatlán, Sinaloa, México 16.03.2017


martes, 14 de marzo de 2017

EL HECHIZO DEL CAFÉ Antonio Fco. Rguez. A.

EL HECHIZO  DEL CAFÉ
Antonio Fco. Rodríguez Alvarado

Imagen de Internet


Ella era una brujita muy linda
Pero temerosa
Y tímida con el amor
Preparé más de mil fórmulas
Para conquistarla
Sin tener la menor de las suertes.



Una ocasión me encontraba
Reformulando
El  hechizo ideal
Y por equivoco
Eché café en la pócima.



Y surgió de ella
Un exquisito e irresistible
Aroma que me alucinó
Y como Fausto
Vi su cara en la pócima.



Corrí a buscarla
Y le dejé abierto
Un frasco
Con mi fórmula de amor
Esa noche, ella llegó cansada
De tanto volar.



Olió el brebaje
Su cansancio desapareció,
Su corazón se estimuló,
Recorrió el paraje
Me vio y me abrazó
Fue mi mejor aprendizaje.




Xalapa, Ver. 14.03.2017


lunes, 13 de marzo de 2017

QUE SERÍA DE MÍ SIN TI Yolanda Bruno

QUE SERÍA DE MÍ SIN TI
Yolanda Bruno


Imagen de Internet

Poesía, que sería de mí si no existieras
si no andaras asomándote por mi alma
con tu carita mojada de nieblecita
¿cómo podría soportar
las puntas calientes del verano
si no me inundaras con la garúa
de tu fúlgida mirada?


Quién más que tú
enciendes fogatas en mi espalda
cuando en tardes de grana
pienso en el amor de mis entrañas
quién, poesía, quién evitaría
que yo sucumbiera al dolor
y me convirtiera en un amasijo
de barro y crucifijo.


Quién me socorriera, poesía
de la trampa fría de algunos
y de las corrientes en miniatura
que se apiñan dentro de mi cuerpo
alterando así el reflejo
de mis ya socavados nervios.


Oh poesía, eres tú la toalla
con que enjugo la fatiga de mi frente
eres el alba y ocaso de mi abrupta agonía
la luz y la sombra del desierto que me señala
la isla donde me visitan los pájaros
proveedores de sueños castaños
¡oh, dulces engaños!
Qué sería de mí si no acurrucaras
en la tibieza de tu pecho mis gemidos
y me mostraras comprensiva
la suave pelusa de un nuevo porvenir
qué sería de mi si no soportaras
todo el peso de mis letras
porque a causa tuya dicen que soy Poeta!




Un lugarcito cerca de Lima, Perú 13 de Marzo del 2017

Derechos Reservados de @utor.


sábado, 11 de marzo de 2017

DESEO LUNAR Antonio Fco. Rguez. A.

DESEO LUNAR
Antonio Fco. Rodríguez Alvarado


Imagen de Internet

Esta noche pediré a la luna
Que ilumine el camino
Por donde tus pasos
Se dirijan a mí.


Gracias Señora
De la Noche.
Bienvenida seas amiga
Al tálamo nocturno del amor...



Xalapa, Ver. México. 11-03-2017


FULGOR DE ESTRELLA Antonio Fco. Rguez. A.

FULGOR DE ESTRELLA
Antonio Fco. Rodríguez Alvarado


Imagen de Internet

No tengo que abrir los ojos para verte.
Te siento en cada respiración.
Estás dentro de mí mente.
Y en mi corazón.


Aunque me apaguen la luz
De la Luna y la del Sol.
Seguirás como brillante estrella.
Iluminando mi amor.


No me interesa si es de mañana
O si es de noche
Siempre serás
El motivo de mi pasión.


Que eres linda... es cierto.
Que te quiero es innegable
Que te deseo... tú bien lo sabes.
El hoy y el siempre ojalá fuesen eternos.



Xalapa, Veracruz, México. 10.03.2017