Translate

sábado, 20 de mayo de 2017

TARDE Y SÓLO Antonio Fco. Rguez. A.

TARDE Y SÓLO
Antonio Fco. Rodríguez Alvarado

Imagen de Internet

Es sábado,
Es tarde,
Mil amigos,
Cero compañías.

Hay días iguales
Sin  ser sábado,
Sin  ser tarde.
Es común.

Soñé con aves
Que del suelo
Nacían, eran bellas
Y todas volaron.

¿Podré alguna vez
Viajar con ellas?
O seguiré sólo…
Las tardes,
De mis días.


Xalapa, Ver. México 29.05.16


EL INSTANTE ETERNO Antonio Fco. Rguez. A.

EL INSTANTE ETERNO
Antonio Fco. Rodríguez Alvarado


 Imagen de Internet

Te vi sólo un instante y bastó para enamorarme de ti para toda la eternidad. Mi finita ilusión se tornó infinita. ¿Quién puede negar que de la vista nazca el amor? ¿Quién es capaz de detenerse cuando al siguiente paso está su sueño y su felicidad? ¡Somos como una copa vacía que sólo el amor puede llenar! ¡Éste asume la forma, la esencia, el flavor y el aroma que nos regala esa lujuria, pasión y paz del crepitar de llamas y su rescoldo! ¡La impronta del amor es indeleble, es un instante que dura toda una eternidad!



Xalapa, Ver. México. 2013


COMIDAS DE LOS TUXTLAS Alicia Gironella D''Angelli

COMIDAS DE LOS TUXTLAS
Alicia Gironella D''Angelli
  

Imagen de Internet

Es una cocina indígena, sencilla y primitiva. En sus guisos no sobresale la grasa, ya que sus métodos de cocción son básicamente al vapor y hervidos".

     Los habitantes de esta región utilizan los ingredientes que proporciona la naturaleza en su localidad, por ello en sus guisos no sobresalen los insumos caros ni las especies.


"Incluso no emplean el ajo ni la cebolla. En sustitución, utilizan el cebollín que se da en sus tierras, poseedor de un sabor especial e intenso", explica la escritora de libros de cocina mexicana como Cocinado en México y De Manteles Largos.

Pepescas, pescados pequeños de color dorado que se dan en las lagunas de la región; totopoxtles, delgadas tortillas casi transparentes y crocantes; chilpayas, pequeños chilitos de color rojo; quilaguacate, hoja de aguacate silvestre; achiote, en forma de pasta, y chonegui, hoja verde en forma de corazón, son algunos de los alimentos que sobresalen en la zona.

Gironella D''Angelli indica que es importante rescatar las raíces de la cocina mexicana, a través de las pequeñas regiones del interior de la República que pueden enriquecer, aún más, la gastronomía.

"Estos poblados cuentan con métodos y técnicas para guisar únicos. No debemos pasar por alto los conocimientos que tienen en cuanto a cultura culinaria", expresa la chef.

Otra influencia que tiene esta cocina es la afrocaribeña, el plátano macho está presente en sus guisos como el mogo-mogo. Un platillo peculiar con un sabor natural y delicado.

Finalmente D''Angelli comenta que un factor fundamental en esta cultura es la creatividad de sus habitantes, han desarrollado preparaciones únicas y asombrosas.

Recetas

Mogo-Mogo (2 porciones)
1/4 de kilo de plátano macho maduro, cortado en tres pedazos
Sal
2 cucharadas de mantequilla o aceite Crema
PREPARACIÓN:
Cocer el plátano en agua con sal. Retirar, moler, y freír en mantequilla o aceite. Servir y agregar la crema, poner sal si hace falta.


Frijoles con chonegui (4 porciones)
1/2 kilo de frijol negro cocido
Hojas de chonegui
2 cucharadas de manteca de cerdo Sal
Nota: El chonegui es una hoja verde en forma de corazón que se utiliza en la zona de los Tuxtlas. PREPARACIÓN:
Poner al fuego los frijoles con agua hasta que estén cocidos. Agregar las hojas de chonegui, previamente lavadas y cortadas en trozos medianos. Añadir la manteca y la sal. Dejar hervir 15 minutos. Retirar y servir.


Chocholos (4 porciones)
1/2 kilo de frijoles
1/2 kilo de masa
Para los chocholos:
1 cucharada de manteca de cerdo


Mosmocho
Sal
5 hojas tostadas y pulverizadas de quilaguacate Nota: El quilaguacate es la hoja del aguacate silvestre. El mosmocho es el asiento o parte carnosa del chicharrón
PREPARACIÓN:
Agregar a los frijoles cocidos las bolas de masa (chocholos), previamente preparados. Cocinar por 15 minutos, retirar y servir.
Para los chocholos:
Revolver la masa con la sal, el mosmocho, la manteca de cerdo y el quilaguacate. Formar unas bolitas del tamaño de una albóndiga y hacer un orificio en el centro con el dedo, para que en el cocimiento no les queden partes crudas.


Tamales morados (6 porciones)
1 kilo de maíz morado
2 cucharadas de cal
200 gramos de manteca de cerdo
1 coco rallado
1 taza de leche
1/2 kilo de piloncillo 1 cucharada de anís
Polvo para hornear
20 hojas de berijao
Sal Nota: El berijao es una hierba similar a la verdolaga que sirven para dar sazón a los platillos.
PREPARACIÓN:
Hervir el agua con la cal. Incorporar el maíz, mantener al fuego por unos minutos, retirar y dejar enfriar. Moler el maíz y mezclar con la manteca, el coco rallado, la leche y el piloncillo, previamente diluido con el anís.
Azotar la masa hasta que se formen pequeñas burbujitas. Añadir la leche, si la masa no se afloja, un poco de sal y dos cucharadas de polvo para hornear. Dejar reposar de un día para el otro.
Repartir la masa en pequeñas porciones, envolver en hojas de berijao. Poner a hervir 30 minutos, retirar y servir.


Tatabiguiyayo (6 porciones)
1 kilo de carne de res con hueso
100 gramos de tomate milpero
1/2 cebolla mediana
3 dientes de ajo
1 cucharadita de comino
15 gramos de pimienta
1 manojo de cilantro
1 manojo de cebollín verde
2 hojas de orégano
Orejón
Achiote
PREPARACIÓN:
Cocer la carne con suficiente agua para cubrirla. Moler todos los demás ingredientes en el metate y agregarle la carne ya cocida en pedazos y tres tazas del caldo. Espesar con un poco de masa, previamente diluida.
Agregar el achiote, también previamente diluido. Mantener al fuego por unos minutos retirar y servir.


Mimilos (6 porciones)
15 elotes tiernos
125 gramos de manteca
1 taza de leche
Sal
Azúcar y canela
PREPARACIÓN:

Desgranar los elotes. Moler y agregar la leche, la manteca y la sal. Poner azúcar si lo desea y canela. Batir perfectamente y repartir en raciones sobre las hojas de elote. Poner los tamales en una vaporera o cualquier recipiente con agua. Cocer por 30 minutos y retirar.


viernes, 19 de mayo de 2017

LA VISITA DEL DIABLO Antonio Fco. Rguez. A.

LA VISITA DEL DIABLO
(ESTADO DE TERROR)
Antonio Fco. Rodríguez Alvarado


Imagen de Internet

Esta tarde, en que estaba trabajando y escuchando música, de pronto se hizo un silencio total, y oscureció pues la noche se introdujo en la habitación, y sin saber de dónde, se coló una corriente de aire frío que se adhirió a todo mí cuerpo, llenándome de nerviosismo y miedo, que temí voltear la vista al descubrir que una sombra, cada vez más cercana, se movía a mí alrededor, parándose detrás de mí, podía sentir su respiración y su aliento en mis cabellos y en la nuca.
  

     Imagen de Internet

     Y aún, sin salir de este terrible momento, sentí que unos ojos rojos, como brazas de carbón, parpadeaban sin perderme de vista.

Imagen de Internet

     Pero lo peor del caso, es qué quise moverme y salir corriendo de ahí y cuando lo intenté me di cuenta que tenía el cuerpo paralizado, como si unos brazos surgidos de la misma sombra me mantuvieran quieto al asiento en que me hallaba. Y ese negro abrazo se fue haciendo más fuerte que llegó al grado de impedirme respirar, y mi corazón empezó a acelerar golpeando fuertemente con sus latidos a mi pecho, y unas gotas frías de sudor perlaron mi frente, y para colmo mis ojos se cegaron por completo. 

Imagen de Internet

     Mi cerebro alucinó y convulsionó de terror, y no pude hacer nada para librarme de este horrible trance. Estuve a punto de perder la conciencia, y noté que desapareció el silencio porque empecé a escuchar unos roncos y fuertes quejidos que provenían del mismo lugar en donde se encontraban los ojos  de fuego. Llegué al límite del pavor y de la locura, y hasta entonces se me ocurrió gritar, gritar con todas mis fuerzas: ¡Basta, basta…! fue tanto el sobreesfuerzo realizado que caí dentro de este laberinto de horror hasta golpear con el suelo, sintiendo una gelidez que me llenó todo el cuerpo de húmedos escalofríos, y perdí el conocimiento. 


     Y horas después, me despertó el sonido de la música, la gran intensidad de la luz en mis pupilas y un desagradable olor… a azufre. Y me di cuenta de qué estaba sólo… sin encontrar explicación a todo lo ocurrido.




Xalapa, Ver. 09.05.17



LA CREACIÓN Antonio Fco. Rguez. A.

LA CREACIÓN
Antonio Fco. Rodríguez Alvarado


Imagen de Internet

     Solo, y sola, volaba un AVE en el mundo, no había más nada hasta que llegó un DIOS, el cual la contempló con admiración y amor.

     
     Y apiadándose de la soledad del ave, formó de la NADA a su pareja. Viendo que el amor florecía y se multiplicaba entre las aves, el Dios les construyó un PARAÍSO, el cual pobló de hermosas plantas y animales.


Imagen de Internet
    
     Antes de seguir su interminable viaje por el UNIVERSO INFINITO, el Dios creó al hombre y a la mujer. A ella la llamó EVA, en recuerdo del AVE. Y a él lo nombró ADÁN por haber nacido de la NADA.


     El Dios pidió a la pareja recién formada que ellos, y todos sus descendientes cuidaran del Paraíso hasta que ÉL regresara.


     Y ellos, omitiendo las órdenes del Dios, empezaron por destruir su Paraíso. Y el benevolente Dios SIGUE SIN REGRESAR DE SU ETERNO VIAJE, como si se hubiera olvidado del Paraíso que él mismo creó.




Xalapa, Ver. México 19.05.17



NO CONCIBO OLVIDAR Gloria Echeagaray B.

NO CONCIBO OLVIDAR
Gloria Echeagaray Blancarte
GREB


Imagen de Internet

Estoy estremecida entre
Inexistentes recuerdos
Queriéndolos  ser realidad
Y ahí voy sin quererlo
A tu encuentro
Que me grita al olvido.


Y a volver…
De unas horas que se han ido
Entre pisadas en arenas y sus olas
Entre latidos de promesas
¡Sólo mío, es el recuerdo!
¡Y sólo tuyo, es el olvido…!



Mazatlán, Sinaloa, México 18.05.17


jueves, 18 de mayo de 2017

REFLEXIÓN EN LA CÁRCEL DE MI SOLEDAD Antonio Fco. Rguez. A.

REFLEXIÓN EN LA CÁRCEL DE MI SOLEDAD
Antonio Fco. Rodríguez Alvarado


Imagen de Internet

Cuántas veces no tenemos que confrontar nuestra paz interior contra las poderosas fuerzas de la naturaleza, sabiendo del riesgo que conlleva.

     Todo lo natural es perfecto, porque tiene su razón de ser.

     Es parte del mecanismo de respuesta homeostática, que es la que rige las leyes del universo.

     En nuestro microcosmo, que es lo físicamente palpable y sentido nos dejamos llevar por estás fuerzas, en la medida de nuestra comprensión y entendimiento, de nuestras necesidades y anhelos.

     Necesitamos seguridad, confort, pero también la ilusión y el amor.

Imagen de Internet


     Nada es gratis, nada es fácil, y no todo es imposible. Tenemos que llegar a SER, sólo requerimos voluntad, constancia, perseverancia, preparación y amor a lo que hacemos.

     Y hablando de amor... esa gran energía o fuerza motriz, creadora.

     Algunas veces frágil de manejar por nuestra inmadurez, apatía o  desconocimiento, es que llegamos a ser felices o a sufrir… solos o en compañía.

     Cuántas veces caemos vencidos y casi destruidos por la adversidad, y no nos rendimos, regresamos con nuevas fuerzas o desmedrados… nuestra resiliencia u nuestra homeorresis.




Xalapa, Ver. México 2016